Read MAC

(More About Communication)

“TE ESPÍO PORQUE TE QUIERO” diciembre 3, 2009

Filed under: Miscelanea y berborrea — readmac @ 1:39 pm

¡Cuantísima controversia rodea siempre al tema de los espionajes! Nos abre miles de debates sobre el derecho a la intimidad, la vida personal… Mirad sino la que se está liando en el circulo político con todo lo del dichoso dispositivo SITEL… Para los que no lo sepáis, SITEL es un sistema de interceptación de telecomunicaciones o, lo que es lo mismo, un sistema de escuchas que se supone que actualmente en España para ciertas investigaciones… ¿Quién escucha? ¿A quienes escucha? ¿A dónde va toda esa información? Preguntas hay muchas, pero lo que más se pregunta la gente es “¿Realmente esto se puede hacer? ¿Es legal?”.  Ahí está el dilema.

No obstante, no entiendo a qué viene tanto revuelo… Vale, existe un sistema de escuchas telefónicas. Nos parece horrible, lo sé, pero si os soy sincera, personalmente me importa un bledo… En cambio Internet me abruma. A ver, a mi saber, las escuchas telefónicas se están utilizando para “pillar a los malos”, si por el camino tienen que oír alguna de mis llamadas, lo superaré. Al fin y al cabo, al lado de la vida de un mafioso que esta estafando a toda una ciudad, mi vida les va a parecer de lo más miserable e insípida…De verdad, más que en SITEL, pensad en Internet. Quizás soy una inocente pensando que lo de SITEL me pilla muy lejos, pero ¡es que utilizo tanto Internet!

Por otra parte, todos sabemos que los límites legales en la red son más que fáciles de saltar: hackers, virus, timos, más virus… Y, por supuesto, ¡PROGRMAS ESPÍA!  Se meten en tu ordenador mediante un virus y empiezan a recopilar información sobre las actividades que realizas… Sinceramente, a día de hoy… ¿no desveláis muchas más intimidades y cosas confidenciales por Internet que por teléfono? ¡¡Pues eso!! ¿Qué carajo nos ha de preocupar tanto lo de SITEL cuando cada día salen a la red miles de troyanitos espías nuevos? Vale, sé que esto es claramente ilegal. También se que puede ser que ahora haya alguien viendo lo que estoy escribiendo (si es así, sólo te diré una cosa: la que estaba jugando a los mini juegos de la web de Barbie esta mañana no era yo…).

Pero la cosa va más allá… No debemos ser ingenuos ¿no? No debemos fiarnos de nadie ¿no? Pues empezad a mirar de reojo a vuestras parejas y vuestras madres, ya que resulta que perfectamente se pueden comprar  programitas espía para controlar a la persona que deseemos. ¿Por qué se puede hacer? La única respuesta que se me ocurre es porque a esto le llaman “Sistema de vigilancia” y no “de espionaje”. Y claro, suena mucho menos horrible. El primero que yo he descubierto lo ha lanzado una empresa estadounidense “Lover Spy” (manda narices el nombre… encima con recochineo… “Te espío porque te quiero”) y no tienen ningún problema para anunciarse como “la manera para atrapar a un amante que engaña”. Lo que nos faltaba por ver… ¡Como si con Facebook los amantes no tuviesen más que suficiente para controlarse los unos a los otros!

Lover Spy funciona enviando una especie de postal electrónica a la persona que deseamos espiar. El “espiado” la abre y sin saberlo esta descargando/ activando el programa en su ordenador.  A partir de ahí, se empieza a registrar todo y luego toda esa información se envía automáticamente al “espía”. Por si fuera poco, cada Lover Spy se puede instalar hasta en 5 ordenadores… Más info: http://www.belt.es/noticias/2003/octubre/1/espiar.htm 

Según varios expertos en seguridad informática, el servicio se salta la ley estadounidense… ¿¡Acaso alguien lo dudaba o qué!? ¿Alguien, por muy estadounidense que sea, se ha planteado en algún momento que esto pueda ser legal?

Sinceramente, cosas como esta: “Me parecen patéticas, de verad…”

Anuncios
 

Se vende copiloto. Razón: diciembre 2, 2009

Filed under: Miscelanea y berborrea — readmac @ 10:17 am

Lo confieso: no tengo el carnet de conducir. Lo cual me convierte con mucha frecuencia en aquello a lo que llamamos copiloto. ¿Copiloto? Puedo ser “co”, pero lo que se dice pilotar… No pilotamos nada. Y es que,  al fin y al cabo, ¿qué función tiene hoy en día la persona que va sentada al lado del conductor? Absolutamente ninguna.

Pensémoslo bien: ya no tenemos que sacar el mapa de la guantera y encontrar el camino correcto, un tal Tom Tom lo hace por nosotros y ahora los mapas de gasolinera son algo del pasado. Ya no tenemos que hacer peripecias para coger el abrigo de la parte trasera, encontrar la cartera en el bolsillo interior y sacar la tarjeta para pagar el peaje… Ahora tenemos el Teletac Via T, con el que tan sólo tenemos que pasar por el carril “T”, sin parar, sin tarjetas, sin monedas… Pasas, te detecta y se abre la verja. Bueno, pues nada, otra cosa menos que hacer como co-piloto…

La cosa no acaba ahí… Ni siquiera recuerdo cuándo fue la última vez que el conductor me dijera “Baja tú y me indicas a ver si choco con el de atrás al aparcar…”. Cuando tocaba hacer eso, una se sentía la mar de útil indicando al piloto al grito de “Un poco más… Un poco más… Un poco más… ¡PARA! Perfecto.” Ahora en cambio hemos sustituido todo esto por un dichoso pitidito procedente de unos sensores… Que digo yo que, igual que Tom Tom puede hablar con unas 10 voces distintas, podrían haberse currado un poco más lo del pitido en plan “Un poco más, un poco más…”. Como mínimo seria menos molesto.

Más cosas: LA MÚSICA. ¿Qué labor del copiloto era mejor que la de ser el DJ del viaje? Buscar en la guantera el porta-CD’s, ir leyendo todos los títulos uno por uno, burlarse de algunos de los discos que tiene guardado el piloto para cuando va sólo en el coche y acerca del cual siempre comenta un “Ah! Eso…No… No lo escucho nunca ¿eh?”, investigar qué contienen los CD sin nombre pirateados que a todos se nos han acumulado alguna vez… En fin, todo lo que gire en torno al “CD” le correspondía hacerlo al co-piloto. Evidentemente, esa función también ha desaparecido gracias al iPod (algunas marcas de coches ya incluso venden el coche con un iPod incluido… Un ejemplo es Volkswagen, con su joyita el Golf R32 / http://www.volkswagen.com/vwcms/master_public/virtualmaster/es/modelos0/golf_index/golf2/acabados2/r32.html ). En este sentido, ni decir cabe ya acerca de ser el que contesta al teléfono móvil del conductor y le dice al que llama: “Oye, que ahora está conduciendo, dice que luego te llama”… La culpa la tiene Parrot.

Pero bueno, hasta este punto yo todavía lo llevaba bien… Al menos aún puedo ir a por el ticket del parquímetro mientras el conductor aparca ¿no? Bajar del coche, ir a la maquinita, buscar las monedas, colocar el tique sin volarlo al cerrar la puerta… Lo típico. ¡PUES TAMPOCO! El mundo del parquímetro también evoluciona tecnológicamente y en poco tiempo podremos pagar el estacionamiento a través de una llamada telefónica. Aparcas, llamas, empieza a facturar y cuando desaparcar, vuelves a llamar y deja de facturar. El sistema acaba de llegar a España y ya se está empezando a poner en marcha (http://www.cellopark.net/ ).

Supongo que, a estas alturas, lo único que nos queda para hacer a los copilotos es buscar el mando que abre la puerta del garaje…

 

Net.art… Expresión a través de la Red. diciembre 1, 2009

Filed under: Miscelanea y berborrea — readmac @ 10:21 am

Comunicación interactiva, catálogos interactivos, publicidad interactiva, médicos interactivos, diccionarios interactivos, DVD interactivos, cuentos interactivos, mapas interactivos, medios de comunicación interactivos, museos interactivos… Sin lugar a dudas “interactivo” es la coletilla del siglo XXI. Todo debe tener su “versión interactiva” o los cada vez más abundantes geeks de este planeta no tardarán a verlo como algo obsoleto, arcaico, retro… ¡¿Creéis que exagero?! De eso nada. El desarrollo tecnológico y nuestra adaptación a él están yendo tan increíblemente rápido que prácticamente no nos estamos dando ni cuenta…

Una servidora aun no ha visto ni siquiera un programa de la famosa “televisión 2.0” y ya me están hablando de cosas en su versión 4.0… ¡¿Y qué decir del día que me dijeron que Google esta quedándose anticuado!? ¡¿Google?! ¡¿Anticuado?! ¡¿Estamos locos o qué?! Parece ser que sí. Por lo visto, Google ya no es suficientemente inmediato para nosotros. Ahora necesitamos saber y ver lo que está pasando en este mismo instante, no lo que pasó ayer o hace 8 horas, lo que pasa AHORA (y si pudiéramos ver lo que pasará mañana en alguna web… seguro que también la tendríamos archivada en “Favoritos”).

La cuestión es que todo lo que nos rodea se está adaptando a la llegada (por no decir “invasión”) de las tecnologías. Y es que parece ser que ahora “virtual” e “interactivo” son las palabras mágicas que cualquier cosa debe añadir tras de sí para poder considerarse como algo verdaderamente moderno y actual… Y ¿acaso no es el arte una de las cosas que deben disponer de su versión más moderna y actual? El arte no puede quedar obsoleto ante ningún avance de la sociedad, por ejemplo, ¿que ahora la sociedad debe recicla? Pues ahora hacemos arte reciclando materiales y objetos (en este ámbito, personalmente destaco el trabajo del diseñador Stuart Haygarth, como por ejemplo: http://www.opendeco.es/el-arte-del-reciclaje-o-el-reciclaje-en-el-arte/ ). No es de extrañar entonces que, hoy en día, en una sociedad en la que manda la interactividad, surgiese el llamado “arte interactivo”, en el que el espectador se introduce dentro de la obra y participa personalmente en su creación/modificación/resultado final… El siguiente ejemplo me parece increíble, no sólo por la obra si no por haber sido realizada en ¡1999!: http://totonko.com/2008/05/espejo-de-madera/ .

Ya tenemos el arte interactivo. ¡Bravo! Pero… Esta es la sociedad de Internet y de los ordenadores ¿no? O eso dicen vaya… Pues va a ser que vamos a tener que inventarnos algún tipo de arte cuya finalidad primera sea Internet ¿no? Bienvenidos al Net.art, un tipo de arte que abarca todas aquellas creaciones que han sido creadas sólo por y para Internet. En el Net.art, la red se convierte en el soporte de las obras e Internet se vuelve imprescindible para el visionado (es decir, no será Net.art todo aquello que se pueda reproducir offline). Pero más allá de que se trata de un arte exclusivo de la red, otra de sus principales características es que emplea recursos de la web como materia prima para la producción de la obra, es decir, ¿qué sentido tiene utilizar un ordenador para reproducir e imitar el estilo de los cuadros al óleo? Para eso ya tenemos el óleo… La clave del Net.art está en utilizar al máximo los recursos que nos ofrece la red y que, como muchos artistas del Net.art dicen literalmente “que la obra no tenga sentido fuera de la red”. El Nat.art es una forma más de arte interactivo, es el arte interactivo virtual por excelencia… Ahí va un ejemplo de obra de Net.art, esta es una de mis preferidas, no sólo porque alcanzo a comprenderla, sino porque trata un tema de la red que personalmente me fascina: la infinidad y la interconexión que surge de los hiperlinks: http://aleph-arts.org/art/heartbeat/index.html#