Read MAC

(More About Communication)

LA REVOLUCIÓN: Hasta la victoria siempre. julio 5, 2010

En respuesta a la entrada del blog 42 messages (http://42messages.wordpress.com/2010/06/28/introduccio/):

No hay duda alguna de que nos encontramos en un momento en el que confluyen dos increíbles revoluciones: la Revolución Tecnológica y la Revolución de las Comunicaciones. El resultado de esta confluencia no se puede describir en pocas palabras, pero es obvio que se trata de algo grande, algo grande e increíble para nuestras ignorantes mentes de hace diez años… Internet. En su momento nos pudo parecer un invento más, no ignorábamos su utilidad, pero es obvio que ninguno de nosotros imaginaba su alcance explosivo. Google, los e-mails, Youtube, programas para compartir y descargarse música gratis, los chats… ¡Cuántas horas pasé enganchada al chat hablando con desconocidos! ¡Y cuántas veces mi madre me pegaba bronca! Porque os recuerdo que, por entonces, la mayoría de los mortales pagábamos Internet por horas… Pero es que Internet también ha traído Skype, la prensa, la televisión y la radio on-line, ha traido los foros en los que podemos intercambiar opiniones y consejos con gente todos los países, las comunidades, las redes sociales, los videojuegos on-line, reservas de vuelos, reservas de restaurantes, la compra en el supermercado…

¿Cómo puedo explicaros en qué medida ha influido todo esto en mi vida? Por decirlo de algún modo diré que el impacto ha sido TOTAL. A excepción de las gestiones bancarias, creo que todo lo demás lo hago por Internet y lo del banco no lo hago porque no me aclaro todavía con las contraseñas, pero dadme un poco de tiempo. Desde el punto de vista profesional, le debo mucho a las tres uves dobles: contacto directo con empresas, facilidad de reparto de CV, comunicación constante e instantánea con clientes, compañeros, jefes y proveedores, agilidad y infinidad de recursos para mis proyectos (bancos de imágenes, de vídeos y de sonidos que me facilitan la vida, webs de fotógrafos que me enseñan mundo, tutoriales que me enriquecen, webs de diseñadores que me inspiran…).

Pero Internet no sólo me ha influido a mí, esta insignificante publicitaria en potencia, sino que ha revolucionado todo el panorama publicitario de arriba abajo: de prensa, radio, TV y exterior, pasamos a pensar en un nuevo medio: Internet. Pero ¿qué tiene este medio que no tenían los otros cuatro medios de toda la vida? Es fácil: ¡lo tiene TODO junto y más! Video, sonido, texto, imagen, velocidad de mensaje, tiempo para leer el mensaje, movimiento y color, tiene cobertura, frecuencia… Pero es que, ADEMÁS, ES INTERACTIVO. ¿Abruma verdad? Quizás a nosotros no, porque hemos crecido con ello, pero no quiero imaginarme el follón que debió haber en las agencias cuando se cocían las primeras campañas para Internet… Me imagino a los creativos diciendo: “Y entonces el usuario hace click en el banner y accede a un advergame mediante el que, si gana la partida, pasa a participar en un concurso on-line” o “Y entonces crearemos un grupo de Facebook para que la gente se haga fan del estilo de nuestra marca y un foro para que ellos mismos hablen sobre la marca y compartan informaciones sobre nuestros productos…” o yo qué sé, imaginadlos diciendo “¡Ya lo tengo! Durante 5 minutos al día, en la tienda on-line de la marca se esconderán productos de alta gama a tan sólo 5 euros. El usuario deberá encontrarlos y comprarlos al instante para lograr la oferta”.

Parece de locos, pero este útlimo ejemplo no es otra cosa que la última promoción on-line de El Corte Inglés. O pensemos en M&M, esos deliciosos cacahuetes recubiertos de chocolate… ¿Sabías que puedes crear tu propio dibujo animado de un M&M y subirlo a su web? Eso es ser un prosumidor, es decir, un consumidor que produce, un consumidor de información de una web que, a su vez, la llena de contenidos… ¡Y todo ello, alrededor de una marca que le está intentando vender algo! (http://www.mms.com/us/becomeanmm/myinnerm/) O, por ahondar aún más: a través de la web puedes comprar una taza con ese personaje M&M que has creado. Y suma y sigue: ¿Sabías que puedes encargar M&M personalizados con tu cara con las palabras que tú quieras? (http://www.mymms.com/) Esto es interactividad, sí señor, esto es tecnología y personalización, esto es la Revolución Tecno-Comunicativa. Y, lo que me ha parecido más increíble de todo: ¿Sabías que puedes promocionar tu negocio serigrafiando tu logo en los M&M? (¡No sólo la bolsa, también el M&M! http://www.mymms.com/business/) Esto es la globalidad de Internet y las tecnologías de hoy en día: todo se mezcla con todo para ofrecernos unos resultados sino siempre fascinantes, al menos, curiosos y originales como los que nos ofrece M&M. Esto, hace 10 años, era impensable.

Anuncios
 

“TE ESPÍO PORQUE TE QUIERO” diciembre 3, 2009

Filed under: Miscelanea y berborrea — readmac @ 1:39 pm

¡Cuantísima controversia rodea siempre al tema de los espionajes! Nos abre miles de debates sobre el derecho a la intimidad, la vida personal… Mirad sino la que se está liando en el circulo político con todo lo del dichoso dispositivo SITEL… Para los que no lo sepáis, SITEL es un sistema de interceptación de telecomunicaciones o, lo que es lo mismo, un sistema de escuchas que se supone que actualmente en España para ciertas investigaciones… ¿Quién escucha? ¿A quienes escucha? ¿A dónde va toda esa información? Preguntas hay muchas, pero lo que más se pregunta la gente es “¿Realmente esto se puede hacer? ¿Es legal?”.  Ahí está el dilema.

No obstante, no entiendo a qué viene tanto revuelo… Vale, existe un sistema de escuchas telefónicas. Nos parece horrible, lo sé, pero si os soy sincera, personalmente me importa un bledo… En cambio Internet me abruma. A ver, a mi saber, las escuchas telefónicas se están utilizando para “pillar a los malos”, si por el camino tienen que oír alguna de mis llamadas, lo superaré. Al fin y al cabo, al lado de la vida de un mafioso que esta estafando a toda una ciudad, mi vida les va a parecer de lo más miserable e insípida…De verdad, más que en SITEL, pensad en Internet. Quizás soy una inocente pensando que lo de SITEL me pilla muy lejos, pero ¡es que utilizo tanto Internet!

Por otra parte, todos sabemos que los límites legales en la red son más que fáciles de saltar: hackers, virus, timos, más virus… Y, por supuesto, ¡PROGRMAS ESPÍA!  Se meten en tu ordenador mediante un virus y empiezan a recopilar información sobre las actividades que realizas… Sinceramente, a día de hoy… ¿no desveláis muchas más intimidades y cosas confidenciales por Internet que por teléfono? ¡¡Pues eso!! ¿Qué carajo nos ha de preocupar tanto lo de SITEL cuando cada día salen a la red miles de troyanitos espías nuevos? Vale, sé que esto es claramente ilegal. También se que puede ser que ahora haya alguien viendo lo que estoy escribiendo (si es así, sólo te diré una cosa: la que estaba jugando a los mini juegos de la web de Barbie esta mañana no era yo…).

Pero la cosa va más allá… No debemos ser ingenuos ¿no? No debemos fiarnos de nadie ¿no? Pues empezad a mirar de reojo a vuestras parejas y vuestras madres, ya que resulta que perfectamente se pueden comprar  programitas espía para controlar a la persona que deseemos. ¿Por qué se puede hacer? La única respuesta que se me ocurre es porque a esto le llaman “Sistema de vigilancia” y no “de espionaje”. Y claro, suena mucho menos horrible. El primero que yo he descubierto lo ha lanzado una empresa estadounidense “Lover Spy” (manda narices el nombre… encima con recochineo… “Te espío porque te quiero”) y no tienen ningún problema para anunciarse como “la manera para atrapar a un amante que engaña”. Lo que nos faltaba por ver… ¡Como si con Facebook los amantes no tuviesen más que suficiente para controlarse los unos a los otros!

Lover Spy funciona enviando una especie de postal electrónica a la persona que deseamos espiar. El “espiado” la abre y sin saberlo esta descargando/ activando el programa en su ordenador.  A partir de ahí, se empieza a registrar todo y luego toda esa información se envía automáticamente al “espía”. Por si fuera poco, cada Lover Spy se puede instalar hasta en 5 ordenadores… Más info: http://www.belt.es/noticias/2003/octubre/1/espiar.htm 

Según varios expertos en seguridad informática, el servicio se salta la ley estadounidense… ¿¡Acaso alguien lo dudaba o qué!? ¿Alguien, por muy estadounidense que sea, se ha planteado en algún momento que esto pueda ser legal?

Sinceramente, cosas como esta: “Me parecen patéticas, de verad…”

 

Se vende copiloto. Razón: diciembre 2, 2009

Filed under: Miscelanea y berborrea — readmac @ 10:17 am

Lo confieso: no tengo el carnet de conducir. Lo cual me convierte con mucha frecuencia en aquello a lo que llamamos copiloto. ¿Copiloto? Puedo ser “co”, pero lo que se dice pilotar… No pilotamos nada. Y es que,  al fin y al cabo, ¿qué función tiene hoy en día la persona que va sentada al lado del conductor? Absolutamente ninguna.

Pensémoslo bien: ya no tenemos que sacar el mapa de la guantera y encontrar el camino correcto, un tal Tom Tom lo hace por nosotros y ahora los mapas de gasolinera son algo del pasado. Ya no tenemos que hacer peripecias para coger el abrigo de la parte trasera, encontrar la cartera en el bolsillo interior y sacar la tarjeta para pagar el peaje… Ahora tenemos el Teletac Via T, con el que tan sólo tenemos que pasar por el carril “T”, sin parar, sin tarjetas, sin monedas… Pasas, te detecta y se abre la verja. Bueno, pues nada, otra cosa menos que hacer como co-piloto…

La cosa no acaba ahí… Ni siquiera recuerdo cuándo fue la última vez que el conductor me dijera “Baja tú y me indicas a ver si choco con el de atrás al aparcar…”. Cuando tocaba hacer eso, una se sentía la mar de útil indicando al piloto al grito de “Un poco más… Un poco más… Un poco más… ¡PARA! Perfecto.” Ahora en cambio hemos sustituido todo esto por un dichoso pitidito procedente de unos sensores… Que digo yo que, igual que Tom Tom puede hablar con unas 10 voces distintas, podrían haberse currado un poco más lo del pitido en plan “Un poco más, un poco más…”. Como mínimo seria menos molesto.

Más cosas: LA MÚSICA. ¿Qué labor del copiloto era mejor que la de ser el DJ del viaje? Buscar en la guantera el porta-CD’s, ir leyendo todos los títulos uno por uno, burlarse de algunos de los discos que tiene guardado el piloto para cuando va sólo en el coche y acerca del cual siempre comenta un “Ah! Eso…No… No lo escucho nunca ¿eh?”, investigar qué contienen los CD sin nombre pirateados que a todos se nos han acumulado alguna vez… En fin, todo lo que gire en torno al “CD” le correspondía hacerlo al co-piloto. Evidentemente, esa función también ha desaparecido gracias al iPod (algunas marcas de coches ya incluso venden el coche con un iPod incluido… Un ejemplo es Volkswagen, con su joyita el Golf R32 / http://www.volkswagen.com/vwcms/master_public/virtualmaster/es/modelos0/golf_index/golf2/acabados2/r32.html ). En este sentido, ni decir cabe ya acerca de ser el que contesta al teléfono móvil del conductor y le dice al que llama: “Oye, que ahora está conduciendo, dice que luego te llama”… La culpa la tiene Parrot.

Pero bueno, hasta este punto yo todavía lo llevaba bien… Al menos aún puedo ir a por el ticket del parquímetro mientras el conductor aparca ¿no? Bajar del coche, ir a la maquinita, buscar las monedas, colocar el tique sin volarlo al cerrar la puerta… Lo típico. ¡PUES TAMPOCO! El mundo del parquímetro también evoluciona tecnológicamente y en poco tiempo podremos pagar el estacionamiento a través de una llamada telefónica. Aparcas, llamas, empieza a facturar y cuando desaparcar, vuelves a llamar y deja de facturar. El sistema acaba de llegar a España y ya se está empezando a poner en marcha (http://www.cellopark.net/ ).

Supongo que, a estas alturas, lo único que nos queda para hacer a los copilotos es buscar el mando que abre la puerta del garaje…

 

Net.art… Expresión a través de la Red. diciembre 1, 2009

Filed under: Miscelanea y berborrea — readmac @ 10:21 am

Comunicación interactiva, catálogos interactivos, publicidad interactiva, médicos interactivos, diccionarios interactivos, DVD interactivos, cuentos interactivos, mapas interactivos, medios de comunicación interactivos, museos interactivos… Sin lugar a dudas “interactivo” es la coletilla del siglo XXI. Todo debe tener su “versión interactiva” o los cada vez más abundantes geeks de este planeta no tardarán a verlo como algo obsoleto, arcaico, retro… ¡¿Creéis que exagero?! De eso nada. El desarrollo tecnológico y nuestra adaptación a él están yendo tan increíblemente rápido que prácticamente no nos estamos dando ni cuenta…

Una servidora aun no ha visto ni siquiera un programa de la famosa “televisión 2.0” y ya me están hablando de cosas en su versión 4.0… ¡¿Y qué decir del día que me dijeron que Google esta quedándose anticuado!? ¡¿Google?! ¡¿Anticuado?! ¡¿Estamos locos o qué?! Parece ser que sí. Por lo visto, Google ya no es suficientemente inmediato para nosotros. Ahora necesitamos saber y ver lo que está pasando en este mismo instante, no lo que pasó ayer o hace 8 horas, lo que pasa AHORA (y si pudiéramos ver lo que pasará mañana en alguna web… seguro que también la tendríamos archivada en “Favoritos”).

La cuestión es que todo lo que nos rodea se está adaptando a la llegada (por no decir “invasión”) de las tecnologías. Y es que parece ser que ahora “virtual” e “interactivo” son las palabras mágicas que cualquier cosa debe añadir tras de sí para poder considerarse como algo verdaderamente moderno y actual… Y ¿acaso no es el arte una de las cosas que deben disponer de su versión más moderna y actual? El arte no puede quedar obsoleto ante ningún avance de la sociedad, por ejemplo, ¿que ahora la sociedad debe recicla? Pues ahora hacemos arte reciclando materiales y objetos (en este ámbito, personalmente destaco el trabajo del diseñador Stuart Haygarth, como por ejemplo: http://www.opendeco.es/el-arte-del-reciclaje-o-el-reciclaje-en-el-arte/ ). No es de extrañar entonces que, hoy en día, en una sociedad en la que manda la interactividad, surgiese el llamado “arte interactivo”, en el que el espectador se introduce dentro de la obra y participa personalmente en su creación/modificación/resultado final… El siguiente ejemplo me parece increíble, no sólo por la obra si no por haber sido realizada en ¡1999!: http://totonko.com/2008/05/espejo-de-madera/ .

Ya tenemos el arte interactivo. ¡Bravo! Pero… Esta es la sociedad de Internet y de los ordenadores ¿no? O eso dicen vaya… Pues va a ser que vamos a tener que inventarnos algún tipo de arte cuya finalidad primera sea Internet ¿no? Bienvenidos al Net.art, un tipo de arte que abarca todas aquellas creaciones que han sido creadas sólo por y para Internet. En el Net.art, la red se convierte en el soporte de las obras e Internet se vuelve imprescindible para el visionado (es decir, no será Net.art todo aquello que se pueda reproducir offline). Pero más allá de que se trata de un arte exclusivo de la red, otra de sus principales características es que emplea recursos de la web como materia prima para la producción de la obra, es decir, ¿qué sentido tiene utilizar un ordenador para reproducir e imitar el estilo de los cuadros al óleo? Para eso ya tenemos el óleo… La clave del Net.art está en utilizar al máximo los recursos que nos ofrece la red y que, como muchos artistas del Net.art dicen literalmente “que la obra no tenga sentido fuera de la red”. El Nat.art es una forma más de arte interactivo, es el arte interactivo virtual por excelencia… Ahí va un ejemplo de obra de Net.art, esta es una de mis preferidas, no sólo porque alcanzo a comprenderla, sino porque trata un tema de la red que personalmente me fascina: la infinidad y la interconexión que surge de los hiperlinks: http://aleph-arts.org/art/heartbeat/index.html#

 

“AHORA, QUE OS DEN POR EL CULO” noviembre 18, 2009

Filed under: Miscelanea y berborrea — readmac @ 8:07 pm

Me siento en deuda con la raza humana.  Por eso, ahora que tengo un blog con el que dirigirme a la humanidad al completo quiero gritarle llena de agradecimiento: ¡Gracias gente por inventar Internet! Puede parecer un topicazo alabar las delicias de Internet, sí, pero en este post quiero centrarme única y exclusivamente en un tema concreto: LA MÚSICA.

Ayer estaba en clase de una asignatura llamada “Música y publicidad” y el profesor lanzó una pregunta a la clase: “Quien de vosotros trabaja ya con Spotify?” Todos levantamos la mano. Y no digamos lo que hubiese pasado si alguien hubiese preguntado por los usuarios de programas como e-mule o Ares… Supongo que habríamos levantado las dos manos.

La gente es buena, pero no imbécil. A todos nos gusta escuchar música, de hecho, aún no he conocido a nadie a quien no le guste, pero que nos guste escuchar música no implica que nos guste dejar de tomar café o dejar de ponerle gasolina al coche para poder hacerlo. Los CD’s son caros. Son incomprensiblemente caros. Durante años los hemos pagado a rajatabla, nos los hemos prestado los unos a los otros o, si nos remontamos más atrás en el tiempo, grabábamos de un cassette a otro… Parecía última tecnología y te sentías el más listo del mundo: ¡un cassette nuevecito al precio de las cuatro pesetillas que costaba un cassette virgen! Pero dejemos las batallitas para otro día. La cuestión es que la gente se ha hartado de pagar 18 euros por un CD de 16 temas. ¡En la variedad está el gusto! ¿No? Pues ¿cómo vamos tener variedad con esos precios?  Si la música es cultura, y la cultura debe ser de todos, ¿por qué carajo la ponen tan inaccesible? Una vez leí: “Art is for everyone, but only the elite knows it”. ¡Normal! Si cuesta 18 euros no me extraña que esto ocurra… Pero, como ya he dicho, a todos nos gusta escuchar música, y donde hay demanda… acaba saliendo oferta.

¡Bienvenidos al top manta! Con la tecnología, se empezaron a grabar CD’s de unos a otros y con Internet ya no se ha necesitado ni un CD original: Ares / buscar artista / descargar discografía / grabar con Nero / vender a 5 euros. ¡La mar de fácil! Los primeros compradores eran los más listos y “arriesgados”, supongo que como los primeros clientes de eBay. Digo arriesgados porque todos tendemos a pensar que donde hay una supuesta ganga, hay un timo asegurado. El único timo que puede haber es que no es legal, pero por lo demás, tan sólo es evolución y supervivencia a lo que yo sí que considero un  verdadero timo: 18 euros por CD.

De ahí, llegamos al momento en que todos logramos tener un programa para descargas de música. El top manta perdió muchos adeptos… Al fin y al cabo, ¿por qué pagar 5 euros pudiéndolo tener gratis? La gente no es imbécil… Y, finalmente, llegamos a la fecha actual: ¡OH SÍ! ¡ESTO ES GLORIA! ¿Alguien es capaz de hacer un recuento de la infinidad de webs que distintos programadores del mundo ponen a nuestra disposición constantemente? Mientras escribo esto, escucho rap de los 80 en www.musicovery.com. Cuando llegue a mi casa, prepararé la cena escuchando música en Spotify. Después de cenar, escuchare alguna canción que algún amigo me haya pasado en forma de link a Youtube o a Goear… Se acabó prestarnos CD’s y grabar cassettes, nada de pagar 5 euros de top manta y, por supuesto, nada de pagar 18 euros. Inumerables alternativas os esperan con los brazos abiertos en Internet: www.walabay.com, www.deezer.com, www.finetune.com, www.radioblogclub.com, entre muchas otras y, personalmente, me gustaría remarcar las inmensas posibilidades de www.musicmesh.net. Visitadla.

¡OH SÍ! Gracias gente del mundo por hacer posible todo esto. Gracias por permitirme el libre acceso ilimitado a música de todos los estilos, todos los lugares, todos los artistas y todas las épocas desde cualquier parte y gratis. Esto sí es cultura para todos. Si hay revistas gratis, galerías de arte gratis, proyecciones de películas gratis… ¿Por qué demonios no debe haber música gratis? ¿Acaso un músico es más que un pintor, un director o un escritor?

 ¡Ah! Se me olvidaba. El título del post cobra sentido si visitáis este link: http://www.facebook.com/topic.php?uid=45291231580&topic=10058#

 

Para nómadas… noviembre 12, 2009

Filed under: High Tech — readmac @ 1:26 pm

Cuando hablamos de avances tecnológicos, la conclusión es muy clara: lo queremos absolutamente todo, y si nos cabe en el bolsillo, mucho mejor. Aproximadamente desde el año 2000, venimos augurando y soñando con la portabilidad total, la liberación de la atadura a los cables y, con ellos, a las paredes de casas y oficinas. Queremos que la tecnología vaya con nosotros, a todas partes y no depender de nada más: ni enchufes, ni conexiones, ni contraseñas de la red Wifi, ni nada de nada. Así lo hemos demostrado a lo largo de los años: primero hemos metido la prensa, la radio y la televisión en Internet, y no contentos con eso, hemos sacado Internet a la calle (estamos hartos de ver anuncios de “Internet everywhere”) y, por si fuera poco, hemos metido Internet en el móvil.

Vale: nuestro teléfono móvil ya es cámara de fotos, de video, periódico, TV, radio, mp3, libro electrónico, GPS, videoconsola, agenda de contactos, ordenador y, si me apuras, comentaré que hay aplicaciones para iPhone que permiten usarlo como mando a distancia.

¿Le falta algo? ¿Nos falta algo por desarrollar en tamaño mini e integrarlo después en un teléfono móvil? Tras mucho pensar, he tenido una iluminación creyendo haber encontrado algo que aun no tienen los teléfonos móviles… ¡PROYECTOR! Evidentemente, me equivocaba. Al buscar en Google, he descubierto un estudio realizado por la empresa Gartner (empresa estadounidense de información y asesoramiento en tecnologías) sobre los avances tecnológicos que destacarán en 2010 y ¿a que no sabéis que he encontrado? ¡Si señor! Proyectores de tamaño mini, diminuto… Los llaman Pico Proyectores y, a pesar de que aún están desarrollándose, los resultados son siempre cada vez más pequeños y cada vez con más prestaciones.  Evidentemente, la intención es que con el tiempo lleguen a incorporarse a los teléfonos móviles (o bien a los ordenadores portátiles), de manera que podamos hacer presentaciones dónde queramos y cuándo queramos o bien ver algunos contenidos en grupo sin tener que pasarnos el móvil los unos a los otros.  (Más info en: http://www.tecnologiapyme.com/hardware/pico-proyectores-con-la-presentacion-en-el-bolsillo).

pico proyector

Estupendo, yo diría que, oficialmente, ya lo tenemos casi todo en el teléfono móvil, así que ya casi todo lo que tenemos es absolutamente portátil. Pero… ¡Oh, oh! ¡¿Y SI NOS QUEDAMOS SIN BATERIA EN EL MÓVIL?! ¡QUE DESATRE, QUE ECATOMBE, QUE DRAMA! Necesitamos un cargador y un enchufe o, en su defecto, un cargador y un coche (que, teniendo en cuenta como está lo del aparcamiento en la ciudad hoy en día, es prácticamente seguro que no lo tendrás aparcado lo que se dice “CERCA”). Todos sabemos lo frustrante que es quedarse sin batería, casi tanto como perder la conexión a Internet en casa durante un día entero… Y, como que donde hay demanda, tiene que haber oferta, ya se ha lanzado el cargador inalámbrico para móviles y gadgets. ¡UFF! ¿Qué susto eh? Lo ha lanzado Duracell, se llama myGrid y no necesita cables, es más rápido que un cargador normal y, además permite la carga de 3 ó 4 aparatos a la vez, ya que sólo es necesario dejar el aparato encima de la bandeja…¿Mola eh? Pues costará unos 60 euros. Ya sabeis. (http://www.duracell.com/us/mygrid/default.asp).

duracell_mygrid

 

“Mamá, de mayor quiero ser un cyborg” noviembre 4, 2009

Filed under: High Tech — readmac @ 2:03 pm

Cyborg: Término acuñado en 1960 por Manfred E. Clynes y Nathan S. Kline. Se refiere a los organismos biológicos con algunas de sus capacidades mejoradas mediante tecnologías artificiales.

Lees esto y puedes caer en el error de creer que estoy hablando de cosas de ficción como, por poner un ejemplo, Octopus y sus brazos artificiales… Pero no. No hablo de ficción ni muchísimo menos. De hecho, según la definición arriba expuesta, mi abuelo debería ser considerado un cyborg. Al fin y al cabo, el buen hombre lleva un marcapasos que no sólo mejora las funciones de su corazón, sino que, directamente, las hace posibles.

¿Y qué me decís de las C-Legs? ¡¡Esas prótesis de pierna controladas mediante microprocesadores son una maravilla tecnológica que han permitido a muchísima gente andar, correr, nadar y de todo!! http://www.ortopedicosomega.com.ar/c_leg.htm. Luego tenemos los ojos biónicos que permiten recuperar la visión parcial a pacientes invidentes. El más novedoso es el Argus II, el cual trabaja a través de unos electrodos tras la retina en combinación con unas gafas con una micro cámara web implantada (más info: http://medgadget.com/archives/2008/04/argus_ii_retinal_prosthesis_implanted_into_first_two_patients_in_europe.html). También encontramos pacientes con miembros paralizados que han sido tratados mediante electro estimulaciones… las cuales ya se usan incluso en el cerebro para tratar el Parkinson. En fin, miles de inventos tecnológicos que se aplican al cuerpo humano para solucionar sus discapacidades y enfermedades.

jumping-brainPero la cosa no queda ahí. ¿No crees que si somos capaces de curar enfermedades y arreglar discapacidades podemos ser capaces de crear capacidades nuevas? Me refiero a ser cyborgs de verdad, personas mejoradas tecnológicamente: lograr ser más rápidos, ampliar nuestra visión, tener más memoria, comunicarnos telepáticamente…  Todo esto parece lejano, pero no lo está. Los dispositivos son cada vez más pequeños, las conexiones cada vez son más amplias y móviles, las tecnologías cada vez tienen más funciones nuevas… ¿Quién nos impide tener un microchip conectado al cerebro y que sea capaz de emitir y recibir información mediante Wifi?

Quizas dentro de unos años llevar un implante no sea la consecuencia de haber sufrido un accidente… igual que hoy en día mejoramos nuestro aspecto físico sin sufrir ningún tipo de malformación aparente, puede que lleguemos a mejorar nuestras capacidades simplemente “porque sí”.  En este sentido, el ingeniero Ray Kurzweil afirma que “la humanidad está a sólo un paso de tener robots diminutos implantados en su cerebro para ser más inteligentes”. Kurzweil habla de la interacción entre nanobots inteligentes y nuestras neuronas, haciéndonos capaces de recordar cosas de inmediato o sumergirnos en entornos virtuales a voluntad.

 ¿A que ahora te apetece un poco ser un cyborg? Pues habla con Neil Harbisson ya que, al fin y al cabo, es el primer cyborg reconocido oficialmente por el gobierno británico. Neil, hijo de un británico y de una catalana, nació en Mataró con una ceguera cromática que le impedía ver cualquier color que no fuese el blanco, el negro y el gris. Ahora tiene 27 años y lleva siempre un ojo cibernético que le permite percibir los colores convirtiéndolos en sonidos. ¿Lo mejor de su historia? Se dedica a la pintura. http://www.harbisson.com/Neil_Harbisson/Welcome.html